He vuelto

He vuelto

domingo, 25 de septiembre de 2016

Lolitas de Mediaset

Quienes me conocen bien saben que hay algo que me irrita de tal manera que me conduce a un rechazo inevitable en cuanto lo detecto: la falta de elegancia. Con ello no hago referencia a la forma de vestir ni a las marcas, al status quo o el nivel socioeconómico. Para nada. Me refiero a la forma de hacer las cosas, al saber estar. No soporto comportamientos vulgares, ya sea al comer, al andar, al hablar (odio los gritos)...en ningún caso ni situación.

Ejemplo de elegancia en el cine es para mí Colin Firth. Ayer fuimos a ver la última de Bridget Jones, ya que película en la que actúa él, película que voy a ver. No voy a entrar en una crítica personal sobre la peli, pues me consta que ya hay muchas por la red y ese no es el motivo de esta entrada. Tampoco puedo decir que me gustara demasiado, pero estaba él y una vez más sacó el papel con su sobria contención, sin dramatizaciones absurdas ni sobreactuación. Pese a que no soy muy partidaria de lo british, mi admiración por sus maneras no deja de aumentar al verle en películas tan comerciales después de ganar un Óscar por El discurso del rey.

Creo que las personas nos medimos por nuestros actos y tod@s vivimos filmes que resultan obras maestras y películas que bien se merecen la etiqueta de dramón de antena 3 a las cuatro de un sábado. Atención, ahí no hay duda. Tú creas tu personaje. 

¡Y qué difícil seguirle el rollo a una Lolita de Mediaset cuando te has aprendido la de Nabokov!


Colin Firth


No hay comentarios:

Publicar un comentario